TORKEMADA

Demasiado Tarde

2013-07-30

30 pasitos para atrás



No quisiera pecar de pesado con el asunto de la reforma de la PAC, pero mis lectores habituales son conocedores de la importancia que dicho asunto tiene para los baserritarras, la industria agroalimentaria y, por extensión, para todos aquellos que, directa o indirectamente, dependen de la producción agroalimentaria sea porque la producen, transforman, comercializan, inspeccionan o por el motivo que fuere.
Pues bien, la semana pasada se celebró en Madrid la Conferencia Sectorial Agraria de la que el ministro Arias Cañete, respaldado unánimemente por consejeros autonómicos del PP, UPN y PSOE, salió victorioso, y donde solo votaron en contra los consejeros vasco y catalán, representantes de los incombustibles nacionalistas periféricos, que volvieron abrumados por la invasión de competencias en toda regla que protagonizaba el simpático Cañete jaleado por el coro de palmeros que apostaron por una aplicación estatal de la PAC para evitar complicaciones y males mayores que pudieran derivarse de la aplicación regional.
Euskadi estuvo representada por Ricardo Gatzagaetxebarria en sustitución de la consejera Arantza Tapia, que no pudo asistir por problemas de agenda, pero ni la presencia del infatigable Gatzaga pudo evitar la consecución del paseo triunfante de Cañete. Eso sí, cabe recordar que dichos problemas de agenda vinieron ocasionados por otras responsabilidades gubernamentales que no se hubieran dado si el actual Ejecutivo vasco, atendiendo a las peticiones del sector, hubiese contado con un departamento propio para el sector primario y, por ende, con una consejera full time para el sector.
Dicho esto, caben destacar varias cuestiones de lo que ha trascendido de la citada conferencia, empezando por un modelo de aplicación exclusivamente estatal que se salta a la torera las competencias plenas en materia agraria de Euskadi y que tendrá consecuencias directas tanto en el diseño del primer pilar pero muy especialmente en lo que se refiere al diseño de las líneas integradas en el segundo pilar.

Sigue leyendo en NOTICIASdeGIPUZKOA (2013-07-30)

2013-07-23

Santiago y Cañete cierran España




EL segundo pilar de la PAC al que me refería la semana pasada es importante, muy importante diría yo, puesto que integra una serie de políticas activas que complementan el primer pilar que, en la práctica, es una ayuda a la renta de los productores.
No obstante, el primer pilar con sus ayudas directas es, como dice su propio nombre, el primer apoyo que tienen nuestros productores tanto por su importancia como por su carácter directo.
En esta última reforma que se aplicará a partir de 2015, las ayudas directas sufrirán un vuelco importante puesto que pasaremos de las referencias históricas a un pago territorial por hectárea, con un importante componente medioambiental, y esta reformulación de las ayudas trae por la calle de la amargura a los productores y, muy especialmente, a aquellos productores de subsectores como el vacuno de carne, leche, ovino, etc, donde las ayudas directas son vitales para su supervivencia.
En otros países como el Reino Unido, algunos landers alemanes, etc. no temen este pago por hectárea puesto que ellos ya apostaron por ese pago territorial en la reforma anterior de 2007 y, por lo tanto, esta reforma o revolución solo afecta a países como el nuestro que optaron por las referencias históricas aun a sabiendas que la tendencia imperante en los pasillos comunitarios era la opción territorial.
Ahora bien, el pago territorial a la hectárea con su complemento medioambiental y sus refuerzos asociados, de zonas de montaña y de apoyo a la juventud se puede aplicar, así lo recoge el acuerdo europeo, bien a nivel del Estado bien a nivel regional, sea región administrativa sea región productiva.

2013-07-16

ARMINTZA, un señor pueblo



eL pasado 26 de junio se cerraron, al menos nivel de la Unión Europea, las negociaciones del Trílogo (Consejo, Comisión y Parlamento Europeos) sobre la Reforma de la PAC.
La Reforma de la PAC ha sido el fruto de una larga, tediosa y compleja negociación de la que habrán oído hablar mucho y, probablemente, aún oirán más, puesto que gran parte de la actividad agraria y su desarrollo está estrechamente vinculada a esta Política Agraria Común Europea.
La próxima semana, Dios mediante, les detallaré los pormenores del acuerdo y más concretamente, lo relativo al primer pilar pero en esta ocasión, quería empezar por el segundo pilar, el conocido como el pilar del Desarrollo Rural puesto que suele ser un pilar con menos fondos y menos conocido por los baserritarras y por lo tanto también los que andamos con ellos le prestamos una menor atención, mejor dicho, menor atención de la que merece.
En el pilar del desarrollo rural, antes con el nombre de ejes y ahora con el nombre de prioridades, se recogen tres grandes grupos de medidas. Por una parte, las medidas que impulsan la competitividad de la actividad, la formación, las inversiones, la industria agroalimentaria, etc. En el segundo grupo, el paquete verde o eje medioambiental que integra todas aquellas medidas encaminadas a reforzar todas aquellas externalidades medioambientales que son inherentes a la propia actividad como las ayudas agroambientales, las ICMs, etc.
En tercer lugar, finalmente, está lo que popularmente es reconocido como el eje del desarrollo rural que recoge todas aquellas medidas encaminadas a mantener, reforzar e impulsar el tejido rural, la fijación de población, los servicios para dicha población, la diversificación de su economía, etc.

2013-07-09

Los baserritarras deben ser "bien utilizados" por la distribución




La prensa de este domingo recogía una información sobre la actualización y renovación en la imagen de la firma distribuidora vasca BM con una rediseño de sus logos y, al mismo tiempo, daba cuenta de la nueva estrategia de la cadena apostando por el producto fresco, producto local y, cómo no, personalizando esta apuesta en la imagen de una baserritarra, Mila de Lemoiz, para más señas.
Recientemente comentaba la nueva estrategia de Eroski, que está reorientando y rediseñando un buen número de establecimientos bajo el paraguas Eroski zurekin y apostando por el producto fresco, local y de calidad, a poder ser, certificada.
Las campañas en sí me parecen un acierto total y responden, en gran parte, a lo que vienen reclamando los productores locales al comercio y a las cadenas de distribución de raíz vasca como son la propia Uvesco y Eroski. Un compromiso con la tierra, real, sostenido en el tiempo y no propagandístico, puesto que son numerosos los casos en que los baserritarras son utilizados como la nota folclórica o "la txapela" que euskalduniza todo lo que toca y da un tinte de país a aquellos que, muchas veces, no lo tienen.
Valga como ejemplo el Comprometidos con nuestra tierra que luce la firma quesera Aldanondo en su planta de Agurain mientras su proyecto Etxegarai, diseñado con una imagen corporativa que confunde al consumidor, puesto que es una imitación de la del Idiazabal pero, eso sí, elaborada con leche de otras latitudes. Mientras tanto, sigue sin pagar la leche recogida a muchos pastores en la primavera de 2012 y apretando una vuelta de tuerca más, les plantea un calendario de pago que dilata en un año lo que ya está, actualmente, dilatado en demasía.

2013-07-02

Los baserritarras también quieren ganar el 1% del abuelo




SOY asiduo cliente de los trenes de cercanías de Renfe y gracias a ello conozco un pica muy majo que suele contar una anécdota donde una vez le preguntó a su abuelo, titular de una taberna en su pueblo, sobre la marcha del negocio y éste le respondió diciendo que él compraba el vino a 1 peseta, lo vendía a 2 pesetas y que, con ese 1%, el negocio iba tirando. Sí, lo que leen, el abuelo afirmaba que ganaba un 1% cuando en verdad lo que ganaba era un 100%.
En la estación de Donostia existe un puesto de venta de dulces, gominolas, etc. que, entre otras muchas cosas, vende manzanas y para que vean hasta donde llega el recargo de algunos, cobra 1,10 euros cada manzana golden cuando un kilo de las mismas cuesta normalmente 1,60 euros/kilo.
Igualmente, he visto en El Corte Inglés de Bilbao un kilo de alubias de Tolosa a 24 euros (habitualmente a 12) y un queso Idiazabal de mis amigos de Gomiztegi a 36 euros (habitualmente a unos 16 euros) u otros casos donde un queso de pastor vendido a 9 euros al distribuidor es vendido al consumidor, al minuto dos, a 18 euros.
No son los únicos, existen numerosos casos en los que el último eslabón, el comercio y/o distribución, carga un porcentaje desproporcionado a los productos lo cuál supone un encarecimiento inexplicable para el consumidor final y de paso, se produce, por derivada, un tratamiento injusto para el productor que se sitúa al inicio de la cadena alimentaria.