TORKEMADA

Incoherencia plastificada

2013-08-27

Acaparamiento compulsivo de tierras



Que el árbol no te impida ver el bosque” suele ser una expresión habitual para referirse a aquellas situaciones donde una cuestión inmediata, por muy importante que sea, tiene el riesgo de hacernos perder la perspectiva general de una cuestión compleja y por lo tanto, provocar que la respuesta también inmediata resulte contraproducente para el largo plazo.

Cada cierto tiempo es necesario hacer un alto y reflexionar sobre la generalidad, levantando el foco de nuestra atención y aún sin escabullirnos de los problemas del día a día, observar los fenómenos de fondo que, a medio o largo plazo, nos van a afectar directa o indirectamente.

En esta ocasión, aprovechando el sosiego veraniego he estimado necesario llamar la atención un fenómeno creciente, imparable, inquietante pero al mismo tiempo, silencioso y apenas perceptible como es el acaparamiento de tierras que se está dando en los países más pobres de nuestro planeta.

En esta última década, 2000-2010, tal y como denuncia la ONG OXFAM Internacional según datos proporcionados por la Coalición Internacional por el acceso a la Tierra, se han vendido o arrendado una enorme cantidad de tierra en todo el mundo, 203 millones de hectáreas, es decir, la superficie equivalente a ocho veces el tamaño del Reino Unido. Una superficie que podría alimentar a mil millones de personas, casualmente, el equivalente al número de personas que hoy en día se acuestan con hambre cada noche.

El alto precio de los alimentos, principalmente desde el boom del 2007, y las perspectivas de crecimiento demográfico mundial a un ritmo exponencial han disparado el interés de los inversores (empresas multinacionales agroalimentarias, fondos de inversión o estados propiamente dichos), por la compra de tierras con el objetivo de asegurar la provisión de materias primas para sus empresas o países en algunos casos pero, en muchos casos, con él único objetivo de atesorar tierras para especular con el valor de las mismas y lograr un rápido enriquecimiento jugando con el sustento de millones de personas. Concretamente, el boom mencionado del 2007-2008 se ha traducido en un crecimiento de compra de tierras de un 200% en éstos últimos años.

2013-08-20

AGROINNOVA





Recientemente, acudimos a dar tierra a un familiar fallecido en el majestuoso cementerio de Derio y los allá presentes acogieron con gesto de sorpresa la novedosa utilización de un ebook por parte del sacerdote que celebraba el acto de despedida.

La innovación, y lo del sacerdote era un ejemplo de ello, entendida como la renovación constante en todos los pasos y procesos de un producto enfocado al mercado abarca toda su dimensión (producción, elaboración, presentación, formato, comercialización, etc.) y requiere de una actitud proactiva del empresario para mantener vivo ese ímpetu innovador en el tiempo, más allá de las premuras y estrecheces coyunturales.

Osea, acercándonos a la cuestión agraria y alimentaria, los miembros de la cadena alimentaria deben ser proactivos en un proceso de mejora constante para así detectar en todo momento lo que el resto de eslabones y particularmente, lo que el consumidor final (el jefe, como diría Juan Roig de Mercadona) desea, necesita o es capaz de ir asumiendo.

Ya no es suficiente con producir bien sino hay que ser eficientes, producir ajustando al céntimo los costes sin que por ello disminuyamos la calidad final del producto; ser capaces de adaptar nuestra gama de producto y sus formatos a las tendencias imperantes o al menos a parte del target al que nos queramos dirigir; ser flexibles y dinámicos para utilizar diversas vías y modos de comercialización en función del cliente o del momento de consumo, etc.

Son muchos los ejemplos de innovación, desde la más básica hasta la más compleja, que se están dando en nuestro sector y valgan como ejemplo las bolsitas de verduras peladas y troceadas que venden en los mercados municipales; las guindillas de Ibarra prefritas para su servicio inmediato o en unas exquisitas gildas ya preparadas; las magníficas hamburguesas con carne Label; el cordero precocinado con el que en diez minutos quedas en el txoko como un experto chef; el txakoli de vendimia tardía o el txakoli rosado con vistas al público gay de Norteamérica; los quesos azules que han comenzado a elaborar algunos pastores que también elaboran un magnífico Idiazabal; el yogur con bífidus; las bolsas con diferentes tipos de lechuga; los horticultores que recuperan variedades locales, etc.

2013-08-14

Las vacas a la calle




“La seguridad alimentaria en la prensa del País Vasco en 2012” es el título de un informe elaborado por ELIKA, Fundación Vasca para la Seguridad Alimentaria, en colaboración con el Grupo Consolidado de Investigación en periodismo de la UPV cuyo objetivo último es conocer el tipo de información que le llega a la población vasca en relación a la seguridad alimentaria, conocer la relevancia y la continuidad de cada una de las noticias, observar el impacto dado a los riesgos y alertas alimentarias acaecidas a lo largo del año.

Antes de entrar en harina, debo aclarar que el concepto de Seguridad Alimentaria recogido en el informe engloba tanto la inocuidad e higiene de los alimentos (Food Safety) como su accesibilidad (Food Security) y abarcando en todo momento, la cadena alimentaria en su integridad; osea, desde la producción hasta el consumidor pasando por todos los eslabones intermedios como la transformación, distribución y comercialización.

Dicho esto, tengo que aclarar que al leer el informe, personalmente, partía de una idea previa sobre el escaso tratamiento que la prensa vasca da a la seguridad alimentaria y muy especialmente, a la producción agraria, por lo que, como siempre, mi opinión puede estar escorada y contaminada por mi estrecha vinculación con los productores y por la experiencia de los últimos años donde observamos que los medios atienden a los baserritarras, únicamente, si protestan sacando las vacas a la calle. No, no es una exageración puesto que no hace mucho, una conocida televisión llamó al sindicato ENBA para asegurarse de que la protesta en plena Gran Vía bilbaina iba a contar con el aderezo de unas vacas puesto que en caso contrario, ellos no acudirían a cubrir la protesta por falta de interés.

Pues bien, el informe revela que a lo largo del año 2012 los 9 diarios estudiados (Noticias de Gipuzkoa, Deia, Noticias de Alava, El Correo, El Diario Vasco, Gara, Berria y las ediciones vascas de El País y El Mundo) publicaron un total de 820 informaciones, osea, 68,3 noticias mensuales o 17,08 noticias por semana o 2,24 noticias por día, lo que denota, tal y como indica el propio equipo redactor, un dato realmente bajo si se tiene en cuenta el amplio abanico de temas que abarca la alimentación. De ellas, el 69,6% corresponde a informaciones sobre temas de actualidad, mientras que el 28,4% son sobre actualidad permanente (cuestiones relativas a la calidad de vida) y el 1,9% sobre actualidad prolongada, estrechamente vinculada ésta última, a alertas y riesgos sanitarios. Es decir, 3 de 4 noticias se centran en lo inmediato, en la actualidad diaria y su vigencia, consecuentemente, es muy breve.

Atendiendo a la temática tratada, del total de informaciones publicadas, son la salud (repercusiones de una alimentación deficiente, la composición nutricional, los beneficios de las dietas, etc.), la alimentación y la accesibilidad (temática reforzada por la crisis económica que dificulta el acceso de sectores de la población a los alimentos) los que configuran los bloques temáticos más recurrentes mientras que, por el contrario, la ausencia de riesgos alimentarios ha ubicado la seguridad e inocuidad en las últimas posiciones.

2013-08-06

Europa pierde aceite




eN una sociedad moderna como la nuestra donde el consumidor tiene acceso a infinidad de productos alimentarios de muy diverso origen y pelaje, la trazabilidad es una de las directrices que marcan tanto la acción política como la normativa en el ámbito agroalimentario.
Es vital, o así parece al menos, conocer y poder seguir la traza de un alimento desde que es producido en su origen hasta que llega a manos del consumidor final y en función de ello, si hubiera algún error en el funcionamiento de la cadena, poder determinar la identidad del infractor y por ende, exigirle la responsabilidad contemplada en la normativa.
No obstante la cuestión tiene sus excepciones y ejemplo de ello es la actuación del Comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, quien hace un par de meses anunciaba la retirada de su propuesta de reglamento para acabar con las aceiteras rellenables en el canal HORECA (bares y restaurantes) con el consiguiente y lógico enfado de los productores de aceite y de las autoridades agrarias de los países mediterráneos, principales productores del líquido mágico.
El rumano Dacian Ciolos se ha arrugado ante la campaña mediática que dicho reglamento ha sufrido en los países del norte de Europa y muy especialmente de Alemania y Reino Unido y así, alegando falta de "un apoyo mayoritario" entre los países consumidores, ha metido la marcha atrás y metido al cajón el reglamento que fue presentado como una eficaz herramienta para garantizar la calidad del aceite de oliva consumido y como una defensa de los intereses de los consumidores.
El consumidor acude a los establecimientos hosteleros y en muchos casos se encuentra con que el empresario le ofrece el aceite de oliva en una aceitera rellenable que no cuenta con ningún dato sobre el tipo de aceite que va a consumir puesto que estos recipientes no cuentan con etiquetado alguno y habitualmente, son rellenados en el interior de la cocina y sin que el consumidor pueda comprobar si el aceite es de calidad, de qué tipo es o, si por el contrario, es rellenado en la trastienda con una mezcla de aceites, unos buenos y otros, no tanto.

Sigue leyendo en NOTICIASdeGIPUZKOA (2013-08-06)