TORKEMADA

Incoherencia plastificada

2017-03-26

Sudar la camiseta propia



A finales del mes de febrero, acudí a la Escuela de Pastores del caserío Gomiztegi en Arantzazu a la presentación de los proyectos de 14 jóvenes que bien querían dar relevo generacional a sus explotaciones familiares o complementar y diversificar lo existente bien ansiaban iniciar la andadura de una nueva explotación sin tener más alforjas que la ilusión por emprender algo propio en un sector ovino-caprino (me extrañó la importante presencia de proyectos caprinos). Para mí, personalmente, a sabiendas que algunos de ellos quedarán en el camino, es un acto entrañable y que, sectorialmente, me carga mucho las pilas al comprobar que todavía hay gente cuyo horizonte está asentado en las montañas y en el mundo primario y por ello, espero que todos ellos tengan éxito en sus proyectos.
Pues bien, mientras volvía de Arantzazu y sorteaba con mi coche vintage, emocionado con la cinta de rancheras amorosas de la poderosa Paquita la del Barrio, las endemoniadas curvas que nos bajan del Santuario a Oñati, buscando algún sitio donde comer algo, me asaltaba la misma pregunta que años anteriores, ¿qué tiene el pastoreo que hace que atrae a bastantes jóvenes hacia este sector productor-elaborador de queso?
Por otra parte, recientemente, tuve una reunión en Getaria y pude comprobar que, igualmente, en el sector txakolinero también existe un importante número de jóvenes que han decidido coger el relevo de la bodega familiar, que se han formado convenientemente como ingenieros agrónomos, enólogos o en gestión de empresas y que han emprendido un ilusionante camino de mejora e innovación en sus propias explotaciones. Pues bien, a la vuelta, nuevamente, sobre mi cabecita de ajo rondaba la misma pregunta, ¿qué tiene el mundo del txakoli que resulta atractivo para los jóvenes tanto del propio sector como de fuera del mismo?
No descubro el Cantábrico si les digo que el sector primario, en todo el mundo mundial pero con más fuerza en áreas y regiones como la nuestra donde el sector agrario compite por la mano de obra joven con otras numerosas y cercanas propuestas laborales, vive un grave problema de envejecimiento de la población activa y una acuciante falta de relevo generacional bien sea por no saber enganchar a los jóvenes de la propia explotación bien sea por no saber atraer a nuevos jóvenes “de la calle” (traduciendo a golpe de diccionario la expresión vasca de “kalekumeak”). Por esto mismo, sigo dándole vueltas a la cosa y caigo en la cuenta de la importancia de jugar con su camiseta propia.

2017-03-19

Abro comillas, cierro comillas


Tras aceptar la propuesta, cuelgo el teléfono y comienzan a temblarme las piernas al caer en la cuenta, inconsciente de mí, que había aceptado un reto que superaba con creces mis capacidades pero, osado o inconsciente que es uno, así fue cómo acepté la llamada de Joxemari Aizega, director del Basque Culinary Center, invitándome a participar en una Jornada para los alumnos de segundo grado con el objetivo de hacerles llegar las reflexiones del sector agrario a esos jóvenes que en un futuro cercano trabajarán en sus establecimientos con los productos agrarios.
Llegó el fatídico día 18 de enero y al entrar en un paraninfo petado de jóvenes pertrechados con sus portátiles y con el Google activado para ir consultando nuestras referencias pero también para pillarnos en renuncio o con mentirijillas y/o inexactitudes, vuelve a asaltarme el temblor de piernas al comprobar que mi mensaje era tan breve como directo y no era otro que, sean ustedes protagonistas de una cocina con personalidad, con raíces y autenticidad porque para ser un cocinero-fotocopia más en la jungla de la cocina low cost, tampoco creo yo que haya que pasar por la Universidad de la Gastronomía.
En un mundo globalizado donde las personas viajamos constantemente, algunos más que otros por cierto, donde los productos y/o materias primas vuelan de un rincón a otro del globo y donde las modas impuestas, o al menos impulsadas, por medios de comunicación, famosos, cine, etc. nos hacen que frecuentemente optemos por degustar platos exóticos totalmente ajenos a nuestra cultura, en mi humilde opinión, la mejor forma de que un cocinero escape de los aspectos perjudiciales de la globalización es ser auténtico y vincularse a la tierra en la que vive.

2017-03-12

A perro flaco, todo son pulgas



Del 2 de febrero hasta el 2 de mayo estará abierta de brazos la Comisión Europea para recibir su opinión sobre la reforma de la PAC post 2020 y así, en base a la opinión de miles de personas, asociaciones, entidades y lobbies, conformar lo que será el documento de partida para asentar las bases de la política agraria del futuro.

 

El cuestionario, que consta de 30 preguntas, es un documento amplio que aborda diferentes e importantes cuestiones como pueden ser el aumento de la capacidad de recuperación del sector agrario para hacer frente a futuras crisis, la mejora de la red de seguridad, los pequeños agricultores, cambio generacional, acceso al crédito y cuestiones ambientales y climáticas en el marco de los acuerdos celebrados a nivel internacional.

 

Como se podrán imaginar el acceso público a este cuestionario permite que se acerquen al mismo tanto favorables como acérrimos detractores de la PAC y enviando miles de cuestionarios, por muy repes que sean, se intentará influir en la decisión final. Por ello, no me ha extrañado nada saber que en las dos primeras semanas ya han sido recibidos 10.000 cuestionarios rellenados y, ¡lo que te rondaré morena!, si nos atenemos que colectivos ambientalistas, animalistas y otras gentes ya han comenzado a dar golpes al avispero con el firme propósito de llevarse el ascua a su sardina.

 

Quiero imaginar que los colectivos agrarios (sindicatos, cooperativas, interprofesionales, denominaciones, etc.) y los responsables políticos del ramo ya habrán empezado a calentar motores para una batalla que pinta, cuando menos, larga y dura y por ello, quisiera aprovechar esta tribuna para sacudir la habitual pereza del sector primario y animarles a que participen haciendo llegar su opinión, inquietudes, necesidades y miedos a los mandamases europeos.

 

Ahora bien, cuando nos sentemos frente al cuestionario, debemos ser conscientes que nuestra opinión es importante pero, siendo realistas, debemos caer en la cuenta que el especial momento que vive Europa no es el marco idóneo para una reflexión serena sobre la PAC para el próximo decenio.



2017-03-05

La lista de mi mujer



Me tengo que enterar quién es el gurú publicitario de la banda Hazteoir.org porque, sin entrar en el meollo del debate sobre las burradas que estos ultras difunden, hay que reconocerle la eficacia de la campañita de marras ya que, sin haber arrancado el motor del autobús, todo quisqui conoce que existe una asociación de ultracatólicos que se llama Hazteoir.org, hasta entonces desconocida para la mayoría de los mortales, y que dicha asociación pretendía impulsar una campaña de la que, obviamente, visto el éxito propagandístico del follón mediático organizado, deberán descontar la partida destinada al combustible porque, queriendo o sin quererlo, todo Dios (nunca mejor empleado) se ha enterado de su mensaje y además, como decía, sin siquiera arrancar el motor del autobús.

Una vez que logre el móvil del gurú en cuestión se lo voy a pasar a los responsables del sector lácteo en su conjunto (productores, cooperativas, industriales, etc) para que promuevan una campaña, cuando menos tan exitosa como la del autobús, para promover el consumo de la leche porque como se podrán imaginar el consumo de la leche desciende, lenta pero imparablemente y así , tomando como referencia los últimos datos aportados por la Interprofesional Láctea (INLAC), podemos constatar cómo el consumo de leche ha descendido un 4,3% en el periodo 2011-2015 pasando de lo 3.419 millones de litros de 2011 a los 3.271 de 2015 y si acercamos la lupa, para más INRI, comprobamos que mientras la desnatada y la semidesnatada suben un 1% y un 2,7% respectivamente, por el contrario la leche entera bajó un 17,1%. En Euskadi la cuestión es igual de preocupante y así tenemos que consumimos 155.899 litros y un consumo per cápita de 77,7 litros /año por lo que nos situamos en el undécimo puesto de un total de 17 comunidades autónomas.

La verdad sea dicha los datos no me extrañan nada y se ajustan a lo que perciben mis pituitarias ya que en mi entorno es bastante habitual que todo aquel que se vea aquejado de dolor de tripas, estreñimiento, dolores musculares o cualquier chorrada acabe aconsejado por su naturista, homeópata o medico para que deje de consumir leche de vaca y se les reorienta hacia leches sin lactosa o, lo que es peor, hacia otras bebidas vegetales que ilegalmente son comercializadas como leche de soja, almendras y sursuncordas. Por ello, es de agradecer el oportuno acto promovido por Albaitaritza en Iruñea-Pamplona donde médicos, nutricionistas y deportistas subrayaron la importancia de consumir leche, entera y pasteurizada a poder ser, para mejorar nuestra alimentación y con ello, nuestra salud.

También les voy a pasar el móvil del gurú de los del autobús a los de la megagranja de Soria, ...