TORKEMADA

Demasiado Tarde

2016-07-31

POKEMON en la sociedad del pichiglás



Menudo alivio sintió más de uno el domingo pasado al comprobar que el periódico que me cobija no incluía mi retolica semanal, un espacio, demasiado amplio para muchos, donde además de intentar defender el sector agrario, los productores, la realidad del campo y sus planteamientos, eso sí desde mi particularísimo punto de vista y con mi escasa destreza literaria, intento que los ciudadanos ajenos al sector y al mundo rural en general conozcan, sin pretensiones pero con el máximo realismo, lo que ronda por las cabezas de muchos de nuestros baserritarras.

Como podrán imaginar el reciente fallecimiento de mi padre, por esperado que fuese tras sufrir una larga enfermedad durante los últimos 10 años, fue más que suficiente motivo para cogerme un breve respiro y escapar de la nube en que se suele vivir en unos momentos tan duros como los que ha vivido mi familia.

Al bajar de la nube y hacer un repaso de lo acontecido en estos últimos días, caigo en la cuenta que son miles de personas, quizás debería hablar de millones, las que a lo largo y ancho del globo viven en una nube permanente donde el problema principal que tienen es cazar los muñequitos del juego virtual Pokemon Go.

Los hay quienes cegados por el juego se han chocado contra una farola, otros se han caído de un edificio al que habían subido para cazar muñequitos y finalmente quienes han sido detenidos pues jugaban al dichoso juego mientras conducían. Dicho sea de paso, también los hay bien listos que han situado los muñequitos “objetivo” en la puerta de sus negocios (imagino que previo paso por la caja de los artistas de la pista que inventaron el juego) para atraer nuevos clientes a sus restaurantes, tiendas, etc.

Como decía anteriormente acabo de salir de la nube que cobijan los aledaños de la muerte y ojiplático me quedo al comprobar la cantidad de chorradas que hacemos los humanos para.....


2016-07-17

La insipidez de Cañete



Te emocionas y lloras como Fraga me comentó una vez mi hermana y no le falta razón porque uno, por muy insensible y tosco que parezca, tiene su corazoncito y tanto es así que, en mis horas bajas, llego incluso a llorar a moco tendido con los melodramas que echan las tardes del fin de semana por la tele y que estoicamente soporto entre ronquido, vuelta para un lado y vuelta para el otro.

Pues bien, les tengo que reconocer, ahora que no nos oye nadie, que este fin de semana han conseguido emocionarme con la noticia que el diario Noticias de Gipuzkoa tituló “De mayor quiero ser ganadero” donde informaba sobre 7 jóvenes guipuzcoanos de entre 11 y 18 años que han participado en un curso de manejo y preparación del ganado vacuno frisón desarrollado por CONAFE en Asturias.

No es ni será el último curso donde participan 7 jóvenes guipuzcoanos pero si será el único o de los escasos cursos de formación donde 7 chavales se animan a viajar a otra comunidad autónoma a formarse, ¿en qué?, y en el manejo de vacas lecheras y por esto mismo, esta noticia que en otros sectores económicos será algo habitual, en nuestro sector primario, al menos en Euskadi, nos llama poderosamente la atención, me refiero a positivamente, y más aún, si estamos refiriéndonos al sector productor de leche.

Conozco a los padres de todos ellos y me imagino que Iñaki del caserío Bordaxar, Joxangel del caserío Agerresoro Haundi, Ibon del caserío Sabordegi, Joxan del caserío Lastaola e Iñaki del caserío Oiamar estarán bien orgullosos de sus hijos y encantados, con todas las precauciones que albergan los progenitores para con sus hijos, de que sus hijos estén deseosos de seguir con el noble oficio de ganadero de sus padres y abuelos y con el ánimo de en pocos años dotar de relevo generacional a sus explotaciones familiares.

No es cuestión baladí, al menos en unos momentos tan delicados para el sector lácteo en su conjunto donde nos encontramos con un Europa desbordada de leche tras...


2016-07-10

La cabaña del abuelo de Heidi



Inma y Mikel, acompañados de sus hijos, se dirigían al monte a lomos de unos bellos corceles con el objetivo de gozar del aire puro de las montañas y ejercitar la equitación, el deporte favorito de la familia, pero héte aquí que uno de los corceles tuvo un traspiés ocasionado por el mal estado de conservación del camino y el corcel en cuestión sufrió una aparatosa caída que lo que apuntaba maneras de ser un gozoso día de ocio acabó con el corcel rodando cuesta abajo con el consiguiente peligro para los integrantes de la familia.

Dejando la recoña aparte, les tengo que aclarar que el aparatoso accidente tuvo lugar hace unas pocas semanas, no en una excursión para disfrutar de la equitación, sino en el momento en que una joven familia de pastores se dirigía, acompañados de sus hijos, a la borda de la sierra de Aralar para llevar sobre una yegua (bastante más práctica que un bello corcel) el material necesario para sus labores pastoriles a lo largo del verano. Por cierto, habrán caído en la cuenta, que estos pastores deben recurrir a una yegua para acarrear sus cosas puesto que la borda asignada no cuenta con un camino o acceso habilitado para el uso, al menos, de vehículos todo-terrenos.

No es una situación exclusiva de esta borda si no que afecta a bastantes bordas que utilizan los pastores y ganaderos en general para poder gobernar con una cierta dignidad y calidad de vida mínimas el ganado en las sierras y montañas, tanto en la propia sierra de Aralar como en otras sierras montañosas, de Euskadi y otras zonas del Estado (no quisiera olvidarme de los pastores de Picos de Europa) que sufren en sus propias carnes las consecuencias de la ceguera de las políticas conservacionistas implementadas en los espacios naturales protegidos por responsables políticos (bien por incapacidad bien por pasotismo) y jaleados, orientados y/o acosados por colectivos naturalistas que pretenden dirigir el futuro de las montañas desde el confortable despacho ubicado en la urbe.

No es la primera vez, ni lamentablemente será la última, que me refiero a la ceguera de estos responsables, unos y otros, unos por acción y otros por omisión, que son incapaces de fomentar una verdadera política de conservación de los espacios naturales sustentada en....

2016-07-03

Del sorpasso al sopapo precocinado



Terminé la semana pasada con un viaje familiar a la capital gala, para que no se piensen ustedes que el abajo firmante sólo anda entre Bedaio y Armintza, donde pude conocer en los momentos que accedía a zonas wifi los acontecimientos tan importantes que ocurrieron como es el sonado Brexit y las elecciones al Congreso y Senado españoles.

Lo del Brexit, aparte del temblor que ha ocasionado la decisión y que ha quemado a los dos dirigentes de los dos partidos mayoritarios, mucho me temo que traerá cola y por lo tanto, más allá de las impresiones particulares que uno pueda tener, habrá que esperar para ver las consecuencias reales y no caer en precipitaciones interesadas; ahora bien, dicho lo dicho, tiene bemoles la actitud del ex-alcalde londinense Boris Johnson que haciendo gala, una vez más, de su actitud de pijo rebelde con los riñones cubiertos de titanio, que en vez de afrontar las consecuencias de su actitud irresponsable, ha dado la espantá y se aparta a la espera de mejores tiempos. Por otra parte, habrá que ver qué consecuencias tiene la decisión para el sector agrario británico que durante los últimos años ha tomado todas sus decisiones dependiendo de una PAC de la que ahora quedan liberados pero al mismo tiempo, sin percibir, los importantes fondos comunitarios.

En cuanto al Congreso y Senado, qué quieren que les diga, los resultados son tan sorprendentes que todo Dios nos hemos quedado descolocados, empezando por el propio PP que no se esperaba de lejos la machada de “GureMariano” que ha hecho virtud de su inmovilismo mientras los cadáveres políticos pasan antes sus narices, un PSOE que a pesar de sus peores resultados de la Historia se muestra ciertamente aliviado por no haber sido superados por los podemitas y éstos, que a pesar de haber logrado cinco millones de votos en su primer año de vida, se han llevado un verdadero sopapo cuando lo que pretendían era el sorpasso.

Mucho me temo que los podemitas se habían montado su particular ecosistema basándose en las predicciones de los sondeos electorales y la realidad, una vez más, te demuestra que son cosas bien diferentes lo que uno cree que ansía la población y lo que realmente quieren los de la base. Algo parecido les ocurrió en la legislatura pasada en Gipuzkoa a los de EHBildu al configurar toda su acción política en función de su particular prisma político y sin caer en la cuenta que la sociedad es bastante más diversa y plural de lo que uno cree, o quiere creer.

Pues bien, algo parecido me ha ocurrido a mí en mi viaje a las Galias donde llegué con unas ideas preconcebidas....