TORKEMADA

Demasiado Tarde

2013-05-28

¿Es usted un consumidor híbrido?



EL sector agroalimentario está compuesto por explotaciones agrarias de carácter familiar y por empresas agroalimentarias que transforman la producción de nuestros caseríos de un carácter, mayoritariamente, diminuto y en gran parte, de base familiar.
A unos y a otros les venimos oyendo los últimos años que al ser pequeños, familiares, artesanos, de montaña, etc. se ven obligadamente orientados a la obtención de la máxima calidad en sus productos y a dirigirse a un consumidor de medio-alto poder adquisitivo que valora nuestra alta calidad y aprecia el valor añadido del producto local por el que está dispuesto a pagar un precio algo más alto.
Pues bien, la crisis de estos últimos años está haciendo reflexionar a más de uno y hacerle dudar sobre la orientación impulsada en estos últimos años al comprobar que el precio ha dejado de ser uno de los principales argumentos de compra para pasar a ser, si no el único, sí el principal argumento que guía la compra de nuestros consumidores.

Sigue leyendo en NdG (2013.05.28)

2013-05-21

Los pastores esperan a Aldanondo




Lo más gratificante de escribir esta columna de opinión es observar la reacción de la gente, especialmente los expresamente afectados en mis escritos y cómo no, recibir la opinión de los lectores a través del blog Kanpolibrean. Este feed-back me satisface y enriquece al mismo tiempo.
Mi opinión sobre la innecesaria Ley del Paisaje soliviantó a Joseba, que justifica su necesariedad al afirmar que son muchos los baserritarras que tienen los cierres de fincas y alrededores de caseríos hechos un verdadero asco. En algunos casos no le falta razón, yo mismo les suelo conminar a adecentar el lugar en que trabajan y viven, pero ello no justifica la redacción de una nueva legislación paisajística.
Por otra parte, mi último escrito versaba sobre las huertas de ocio y la competencia desleal, y ello ha hecho reaccionar como un muelle a Fernando, peluquero de Pasaia, que compartía mis argumentos y agregaba los suyos con una amarga queja por la competencia desleal de los peluqueros con precios bonificados de hogares del jubilado municipales y del daño que les ocasionaban los/las peluqueros/as aficionados que van por las casas a precios de saldo al no tener que abonar ni impuestos, ni gastos de local, etc. No le falta razón.

2013-05-15

Las huertas de ocio y la competencia desleal


HACE ya bastantes meses que la prensa recogía la protesta de la asociación de talleres de reparación de vehículos ante la aparición en la zona de Arrasate de algunos casos en los que determinada gente, valiéndose de su destreza manual, reparaba los coches de terceros por cuatro duros y en plena calle. La asociación de talleres mecánicos, con toda razón, aducía que dicha práctica era un claro ejemplo de intrusismo y competencia desleal para sus asociados.
Igualmente, hace una semana escasa, establecimientos hoteleros y turísticos levantaban la voz ante la creciente competencia que sufren por parte de particulares que ofertan sus pisos, enteros o por habitaciones, de forma ilegal aprovechándose del anonimato que dispensa Internet y valiéndose de la flojera económica de numerosos visitantes, especialmente los más jóvenes.

2013-05-07

Paisaje agrario, ¿como regular lo irregulable?



La legislatura anterior el departamento de Medio Ambiente impulsó un borrador de Ley del Paisaje que duerme plácidamente en el fondo de algún cajón de Lakua y confiamos en que allí siga por bastante tiempo sin una mano que lo rescate del olvido.

Este borrador de Ley responde a un afán reglamentario de los anteriores responsables que apoyándose en una visión netamente urbanita del territorio pretendían ordenar, normativizar y regular lo irregulable que no es otra cosa que nuestro territorio y su característico paisaje.

En estos intentos normativistas se suele tratar como elemento a “domesticar”, al menos como premisa teórica fundamental, todas aquellas realidades, colectivos, actividades o sectores que actúan e interactúan en el día a día en el medio natural y cómo no, nuestros baserritarras, sea en su vertiente de agricultores, ganaderos o forestalistas, son los principales protagonistas de esta interacción sobre el medio natural y por lo tanto, los principales afectados por esta estrategia legislativa.

Recientemente se han declarado como Zonas de Especial Conservación amplias zonas de nuestro territorio y mientras colectivos naturalistas y ecologistas se alegran por dicha calificación, los baserritarras temen al saber cuál será la afección en su actividad diaria y al comprobar que algunos responsables políticos y técnicos han decidido, sin salir apenas del despacho, que ellos deben vivir y trabajar como lo hacían hace 100 años y sin modificar apenas ese paisaje.