TORKEMADA

Demasiado Tarde

2015-06-28

Los invisibles de Mary


Si les digo que esta semana acudí a Derio al acto del 50 aniversario de la Fundación Iturriaga-Dañobeitia, seguramente, le suene a chino porque muy poca gente conoce qué es la Fundación, a qué se dedica y se preguntarán el porqué de su relevancia, al menos, para mí.

Pues bien, comienzo reconociéndoles mi admiración personal por todas aquellas personas que habiendo recibido de sus progenitores un importante legado económico y patrimonial se dedican -al contrario que la inmensa mayoría que nos dedicaríamos a fulminarlo en viajes, comprarnos un cochazo, un casoplón y en tumbarnos a la bartola en alguna playa idílica del Caribe- a invertir en proyectos empresariales y así, además de intentar incrementar su patrimonio, asumir los consiguientes quebraderos de cabeza, al tiempo que creando empleo y generando riqueza para su entorno más cercano. Por ello, vaya mi más sincero aplauso para todos aquellos empresarios , desde el más pequeño hasta el más grande, que genera riqueza y empleo cuando muchos de ellos podrían vivir plácidamente con lo logrado hasta el momento.

Ahora bien, si a lo dicho anteriormente, le añadimos la particular casuística de Mary Iturriaga Dañobeitia, una mujer que nació en Erandio allá por el año 1912, hija de un armador que amasó fortuna e importante patrimonio rural, dado que durante años fue comprando caseríos del Mungiesado y Txorierri para que los baserritarras inquilinos no fueran expulsados de sus hogares por parte de los propietarios, que tras volver del exilio belga y tras la muerte de su madre, estimando que lo recibido de sus padres era excesivo y que debía revertirlo en bien de la sociedad y especialmente para un sector tan vulnerable como el sector agrario, creó en 1965 la Fundación que lleva sus apellidos para, principalmente, ayudar a los baserritarras a través de la formación, la capacitación técnica y el impulso de diversas estructuras de apoyo al sector primario, convendrán conmigo que la Fundación, por muy desconocida que sea, es muy relevante y un ejemplo a imitar.

Pues bien, los organizadores del acto de celebración, al mismo tiempo que presentaron el libro (sencilla pero magníficamente escrito por Jesús Mari Osés) tuvieron la osadía, o quizás fue un acto de irresponsabilidad, de invitarme como conferenciante para hablar, ahí es nada, del pasado, presente y futuro del caserío vasco.

Un titular tan generalista tiene su aquel en el momento de abordarlo por lo que me imagino que dejaría insatisfechos a la casi totalidad del auditorio, por cierto notable representación del sector primario, pero creo que una buena parte de los allí presentes, al menos así me lo manifestaron en el posterior lunch, compartieron la reflexión sobre visibilizar el sector primario.

En mi opinión, .....

2015-06-21

La clonación de las hamburguesas




El próximo 1 de Julio hace dos años que mis amigos, Joxemari y Uxue, emprendieron juntos una nueva vida laboral (en la faceta familiar ya llevan unos añitos más) con la apertura de una hamburguesería, ¿dónde? y en Zarautz, en pleno feudo de Karlos Argiñano y en un pueblo costero donde el turismo de la burguesía vasca no hacía, en principio, al menos para un cazurro como yo, presagiar nada bueno.

Pues bien, abrieron las puertas de su hamburguesería, MELE MELE (debe significar Amarillo en hawaiano) en pleno centro de la villa (parecen más de Bilbao que de Legorreta) y con paso firme, poco a poco pero con idea clara de lo que querían, echaron a andar con 2 premisas inamovibles: calidad de las materias primas y atención familiar.

De la atención familiar poco me voy a extender porque es fácilmente comprensible si ustedes conocen a Uxue que es capaz de atender con su perenne sonrisa hasta al más pesado de los clientes pero en mi opinión, su éxito radica en lograr que un plato, en principio, tan banal como la hamburguesa haya llegado a un altísimo nivel, incluso en manos de Joxemari, buen cocinero en la intimidad pero que no se prodiga nada en cocinar para su cuadrilla, por lo que además de sus destreza en la cocina optaron desde un principio por una carne de primerísima calidad (auténtica carne de viejo que se sirve en las mejores parrillas o sidrerías del país), servirlo con un pan artesano, acompañarla de la lechuga y tomate de mis amigos Iñaki y Mari Mar, del caserío Argoin Txiki del propio Zarautz y por otros muchos ingredientes que, en la medida de lo posible, como el txakoli de Getariako Txakolina, provienen de otros cuantos productores del país.

La hamburguesa MELE MELE es el claro ejemplo de la adaptación de un plato, si es que podemos llamar así a una hamburguesa, a la realidad de su entorno más inmediato y aprovechándose de la alta calidad de nuestras materias primas elevar lo que en manos de ciertas marcas multinacionales no deja de ser un mero chicle rodeado de ingredientes congelados y con un pan que se te pega, como lapa a la roca, al paladar, elevarlo hasta la altura de un exquisito manjar, eso sí, con un precio “ajustado” porque, a fin de cuentas, tampoco hay que olvidarse que estamos hablando de una hamburguesa.

Eso sí, lo que en ciertos círculos gastronómicos se denomina como “boom de la hamburguesa gourmet” no es más que una tendencia natural de ciertos establecimientos hosteleros por dignificar un producto y de paso, diferenciarse en la difícil y enmarañada jungla del mercado donde la crisis, por mucho que diga “guremariano”, no acaba de evaporarse.

En este contexto de diferenciación y aclimatación al medio más cercano es donde tienen cabida los diferentes proyectos de carne burguer que podemos encontrar en el mercado próximo y así tenemos las hamburguesas EKAIN, amparadas por el Label de Kalitatea, elaboradas por la cooperativa de ganaderos Harakai-Urkaiko de Zestoa, pero también otros ejemplos menores, menores en dimensión quiero decir, como son las hamburguesas Oihanalde que elaboran Arantxa y Félix del caserío Oihanalde Irun (http://www.oihanalde.com/) o las Baserriko Hamburguesa de la joven ganadera Sandra Lejarza (637 810 967 ) de Lemoa.

En todos estos casos, la hamburguesa, como carne picada que es, es una buena alternativa ganadera para dar salida a la carne del delantero del animal que en los tiempos que corren, quedan arrinconados frente a otros despieces más orientados a la sartén, parrilla plancha, porque nadie, o casi nadie, ni tiene tiempo para elaborar ricos guisados ni lo quiere emplear, aquel que lo tenga, en unos menesteres tan ingratos como la cocina.

Como verán, tanto para los hosteleros como para ciertos ganaderos, la hamburguesa gourmet es una buena forma de diferenciarse del resto, de la masa y esto me viene como anillo al dedo para trasladarles mi alegría por el resultado de una votación que ha tenido lugar esta misma semana en el Parlamento Europeo donde, final y felizmente, se ha decidido prohibir la clonación de los animales de granja.

Sí, tal y como lo oyen, parece ser que en Bruselas había alguien que, animados por el éxito mediático de la oveja Dolly, pretendía autorizar la clonación de animales de granja como si nuestros animales fuesen vulgares hamburguesas clonadas de McDonalds pero hete aquí que los europarlamentarios, basándose en motivos de bienestar animal y en razones éticas, han decidido
prohibir la clonación de los animales de granja, ampliando la propuesta inicial de la Comisión Europea a todas las especies animales usadas en la producción de alimentos sus descendientes y los productos derivados de ellos, incluidas las importaciones. Además, han logrado que dicha prohibición se tramite como un reglamento (de aplicación obligatoria y directa en los Estados miembros), mientras que la propuesta de la Comisión Europea era en forma de directiva (precisa transposición a la legislación nacional para su aplicación) dejando vía libre a cualquier estratagema dilatoria por parte de los gobiernos de los Estados miembro.

Dicho lo dicho, les tengo que aclarar que no soy nada cerrado a los avances científicos ni tecnológicos pero estoy hasta el mismísimo de que unos y otros pretendan eliminar cualquier atisbo o muestra de diferencia y nos obliguen a ser todos como fotocopias, todos guapos, todos perfectos, lo dicho, hasta los mismísimos.

Pero, como les decía, mi amigo Joxemari, apenas cocina para la cuadrilla dando con ello muestras de una habilidad magistral en el arte del escaqueo mientras uno que suscribe estas letrillas, no se libra de cocinar ni con bula papal, por ello quizás tenga que recurrir a la clonación para adquirir esa habilidad que tanto ejercita mi amigo Joxemari.

2015-06-14

La mala leche de algunos


Daniele Mezzogori es un veterinario italiano que trabaja en la organización agraria Confagricoltura que participó en el año 2013 en la Jornada Láctea que celebró la organización agraria ENBA y en el transcurso de la misma destacó que el 50% de la producción láctea italiana está destinada a su transformación en quesos amparados por Denominaciones de Origen Protegida (Parmesano, Grana-Padano y Gorgonzola) que tienen un renombre internacional por lo que gran parte de lo elaborado se envía a los mercados internacionales. Asimismo, en la cena previa a la Jornada, Daniele me comentaba que además de los afamados quesos con DOP, también hay que tener en cuenta que en el apartado de la leche líquida, Italia tiene una parte de su producción comercializada como leche fresca o pasteurizada puesto que los italianos tienen bien clarito que para elaborar un buen capuccino, la leche debe ser pasteurizada porque en caso contrario, reconociéndoles que no tengo ni pajolera idea del tema puesto que nunca he tomado un capuccino, la leche no espumea como lo requiere.

Por lo tanto, entre los quesos con DOP y el espumoso capuccino de marras, los italianos tienen una buena parte de su producción lechera rehén de esos productos de alto valor añadido, o mejor dicho, mirándolo desde otro prisma, a salvo del navajeo de la leche líquida y de la lucha fratricida entre las cadenas de distribución.

En el estado español, por contra, la casi totalidad de la leche producida se transforma en leche líquida, un producto sin apenas valor añadido, sin margen para retribuir dignamente el trabajo de todos los eslabones de la cadena láctea (ganaderos, industria, distribución) y todo ello porque, uno de los eslabones, decidió hace unos años que la leche, alimento básico en la dieta familiar, es un fantástico elemento tractor de la decisión de compra y por lo tanto, paradójicamente, tal y como les vengo explicando una y mil veces, el eslabón de la distribución optó por utilizar la leche como anzuelo para atraer a los consumidores a sus aguas para, una vez dentro, recuperar las perdidas o la ausencia de beneficio atribuible a la leche, con otros cientos de productos en los que el consumidor picará y donde la distribución recuperará, con creces, lo perdido en la leche.

Pues bien, aún sabiendo que ésta es la triste pero cruda realidad de nuestro sector lácteo estatal, los ganaderos no acaban de aprenderse la lección y se dedican a llorar por los rincones, a dolorosos ejercicios de flagelación colectiva en las diferentes ferias o concursos del ramo y a llenar con sus dramáticos mensajes las cada vez más influyentes redes sociales pero eso sí, incomprensiblemente, siguen haciendo lo mismo que hacían sus antepasados hace muchos años, es decir, hacer la guerra en solitario sin caer en la cuenta que con ello, tanto los intermediarios (primeros compradores) como la industria tienen, siempre, todas las de ganar.

Esta misma semana, leía con sumo interés pero con no menos preocupación, el último número de la prestigiosa revista AFRIGA (revista especializada en el sector lácteo y editada por la Asociación Frisona Galega) que incluye una encuesta a 69 ganaderos (incluido el urnietarra Ibon Peñagarikano del caserío Sabordegi y recientemente galardonado como mejor explotación lechera de Euskadi), ahí es nada, donde se les pregunta por cómo les ha afectado el final de las cuotas lácteas y cómo es el negociado del precio de su leche con la industria, pues bien, me ha llamado la atención que la inmensa mayoría de ellos reconocen que la eliminación del sistema de cuotas es perjudicial para el futuro de su explotación y que no se puede hablar de negociar el precio con la industria puesto que la realidad del día a día nos demuestra que no hay negociación sino imposición unilateral por parte industrial.


2015-06-07

Los ángeles de Mikel



La dichosa PAC, Política Agraria (cada vez menos ) Común, es la genuina, si no única, política verdaderamente europea con objetivos, estrategias y muchas herramientas comunes en todos y cada uno de los estados miembro (o naciones miembras como diría aquella ministra). Pues bien, dicha política está estructurada en dos pilares, el primero es el integrado por las ayudas directas que perciben los agricultores y ganaderos por producir alta calidad a precios irrisorios mientras que en el segundo pilar, el mal llamado pilar del desarrollo rural, se encuentra un amplio listado de medidas que van desde la formación, las inversiones en explotaciones e industria agroalimentaria, las ayudas agroambientales o los apoyos a la calidad de vida de las zonas rurales además de la diversificación de sus economía.

Pues bien, uno de los temas estrella de este segundo pilar son las medidas destinadas a favorecer el tan necesario relevo generacional e impulsar y facilitar la incorporación de jóvenes tanto en las explotaciones actualmente activas como para la creación de nuevas explotaciones.

Pues bien, en un arranque de excesivo optimismo el anterior comisario agrícola, el rumano Dacian Ciolos, avanzó la idea de que los jóvenes que se incorporasen al sector primario obtendrían un apoyo de 70.000 euros y, como se podrán imaginar, la que se armó en el campo ha sido parda puesto que son muchos los jóvenes que, expulsados del sector industrial o de la construcción, han visto en ese cheque de 70.000 euros el imán necesario para ser atraídos por el campo.

Pues bien, tengo que aclarar que Dacian Ciolos, como buen vendedor de humo, a semejanza de esos anuncios televisivos que te ofertan un cochazo desde 15.000 sin explicarte que el cochazo que te enseñan tiene tales extras que realmente alcanza los 35.000 euros, pues bien, al comisario también se le olvidó detallar que la ayuda podría ser de “hasta” 70.000 euros y que, salvo que usted se el plus de los pluses, nunca, logrará el máximo publicado en los boletines.

En Euskadi, el Gobierno Vasco presentará brevemente su Plan de Desarrollo Rural para el periodo 2015-2020 y entre las medidas integradas en dicho PDR están varias medidas encaminadas a rejuvenecer nuestros caseríos que languidecen, poco a poco, y entre ellas destacan por su importancia la ayuda al plan empresarial que el joven en cuestión presente ante el programa GAZTENEK (programa pionero donde diferentes entidades apoyan, valoran, impulsan y monitorizan el plan empresarial individual que se quiera desarrollar) donde se parte de una ayuda base estructurada a modo de un salario básico durante 2 años donde el joven podrá, al menos, respirar en esos primeros años donde los ingresos brillan por su ausencia y se complementará con otro tipo de ayudas en función de las inversiones previstas en el plan empresarial.

Este modelo de ayudas, junto con otro tipo de apoyos en el aspecto financiero al objeto de que los jóvenes pueden obtener financiación para poder acometer las importantes inversiones que requiere la agricultura actual, serán los pilares en los que se sustentará la política de rejuvenecimiento del sector y lo digo porque, cada vez que escucho hablar de “puertas giratorias” me viene a la cabeza la imagen de un joven expulsado a la calle por la puerta giratoria de un banco que no se para ni a escuchar su propuesta de empresa y sus necesidades de financiación.

Ayudas a la inversión y financiación accesible para los proyectos de los jóvenes que quieren incorporarse al campo son cuestiones vitales pero creo que no se da la importancia que tiene a una política de transmisión para que los jóvenes, provenientes del caserío o no, puedan ponerse al frente de las explotaciones.

Pues bien, en mi humilde opinión....