Ir al contenido principal

Entradas

TORKEMADA

Estrategas

  La guerra de Ucrania, además de los efectos energéticos de la invasión y de aquellos otros efectos que, aún no teniendo relación directa con el conflicto, son atribuidos al mismo, ha puesto sobre la mesa la cuestión alimentaria y la falta de una estrategia alimentaria por parte de la Unión Europea. Europa, la sociedad europea y su opinión pública y publicada, ha caído en la cuenta de que la base de su alimentación depende de otros países, otros continentes, que carecen de la estabilidad política y socioeconómica que garantice una cierta normalidad en las relaciones comerciales. La COVID, con sus restricciones al movimiento de mercancías y personas, dejó bien a las claras que la política industrial estaba atada, de pies y manos, de países y/o continentes terceros, a todas luces, incontrolables. La invasión rusa, asimismo, nos ha puesto en evidencia, con gran crudeza, que nuestras fuentes energéticas y las materias primas básicas de nuestra alimentación dependen, en gran medida, de

Entradas más recientes

La vaca talismán

Soy agricultor, no idiota

La tía Juli

Energía de país

Orgullo

Pegasus

Todo por vosotros, pero sin vosotros

Happyguays

Incoherencias a calderadas

La responsabilidad de Don Juan